Crónicas en Claroscuro
  Regístrese
 
Home
Políticas
Actualidad
Columnistas
Opinión
Por Guillermo Alfieri*
Crónicas en Claroscuro
 
Postales de aniversario

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:16/03/2017 13:04:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

Gabriel García Márquez escribió que el olvido es capaz de provocar la idiotez sin pasado. Juan Manuel Alfaro advirtió que es una lástima no recordar episodios que han nutrido y renovado el asombro de los días. Por imperio de la sensatez, el 24 de marzo mantiene su lugar en el almanaque, como fecha propicia para afianzar la memoria reparadora, desmontar las biografías falsas y ratificar el vigor para que la indecencia no establezca condiciones, a través de los oscuros intereses y personajes de siempre.

Encontrar hendijas en el macizo protocolo nazi con que funcionaron las cárceles de la dictadura, no fue tarea fácil. Quebrar cuerpos y mentes fue parte del plan estratégico represivo. Debimos aprender que la queja permanente le hacía el juego al verdugueo, que el sentido del humor nos ayudaba y que saltar hacia extramuros con la imaginación, aliviaba la tensión permanente. Recibir correspondencia de familiares directos fomentaba el buen ánimo de los internos. En el 41 aniversario del golpe de Estado, en La Rioja, una de aquellas cartas será releída, como eje de homenajes a la remitente, al receptor y a quien resignificó en versos las palabras balsámicas, con prólogo del que doy testimonio.
Un grupo de presos políticos de La Rioja fue sometido a 14 meses de incomunicación absoluta, en carácter de rehenes, en ocasión del mundial de fútbol de 1978. Nos alojaron en calabozos de castigo, pese a que el Instituto de Rehabilitación Social había sido semivaciado por traslados a otros penales del país. Aislamiento estricto. Nada de visitas, lecturas y recreos. Algunos interrogatorios con apremios ilegales y golpizas por supuestas indisciplinas. Luis Gómez y Plutarco Schaller aguantaron ese trance. Realizado el megacertamen, nos cargaron en un avión, rumbo al campo de concentración de la ciudad de La Plata, como pasajeros forzados.
El seceso sumó secuencias que acabo de conocer. En 1979, Lucho Gómez recibió carta de su mujer, Lucía Maraga, desde otro centro de detención. El conmovedor reencuentro epistolar, tan largamente demorado y gestor de sombrías incertidumbres, motivó a la veta poética de Plutarco Schaller, en papel que atravesó las rejas: (…) Compañera Lucía, / esos mensajes indelebles, / viajeros de caminos inauditos, / no quedarán sin respuesta. / Respondo por Lucho y por todos nosotros, / que en esta otra página de barbarie, / será nuestra posdata universal.
Se extrañará a Plutarco Schaller en la marcha y actos de memoria activa del 24 de marzo. Hasta el último suspiro, en 2016, fue un tábano de aguijones agudos para perforar la impunidad de violadores de los derechos humanos en dictadura y en democracia. Fue querellante y testigo de cargo manifestante de a pie y en silla de ruedas, contra el autoritarismo de la conducción universitaria. Dejó la posta, que recogimos, de la denuncia de la rosca cívica-militar que excluyó a ocho compañeros del diario El Independiente, por “abandono de trabajo”, para vaciar de contenido al medio gráfico asaltado en 1976.

El 41 aniversario tiene, en La Rioja, aristas singulares. En el Instituto de Rehabilitación Social se habilitó un pabellón de condenados y procesados por crímenes de lesa humanidad. Se trata de una población con formación profesional castrense, con aptitudes de valientes para afrontar situaciones extremas. César Milani desmiente la presunción. Por medio de su abogado defensor, Gustavo Feldman, caracterizó al IRS como una mazmorra del medioevo, sinónimo de prisión subterránea. En la hipérbole se expresa la nostalgia por el confort de su lujosa residencia familiar y de oficinas para el desempeño de funciones de elevado rango y objetivos dudosos.
Raro comportamiento del soldado que juró morir por la patria y que, con las garantías que corresponden, acumula en varias sedes judiciales del país, acusaciones de: encubrimiento de desaparición de persona, falsedad ideológica en documento público, imposición de tormentos, allanamiento ilegal, supresión ilegítima de la libertad, asociación y enriquecimiento ilícitos. Al parecer, César Milani comparte la reflexión de un personaje de Jean Paul Sartre, en la obra teatral A Puerta Cerrada: El infierno son los otros. Por esa vía no hallará alivio para sus merecidas penurias.

Preparaba el sobre con las postales de aniversario. Luna, mi nieta menor, llegó a casa. Al ratito, sin razón aparente, lanzó el interrogante inesperado. ¿Por qué estuviste preso? Luna acaba de cumplir ocho años. No encontré palabras adecuadas a esa edad para darle una respuesta. Santiago, el papá, me salvó del trance con sintética explicación. Quedé en deuda con la curiosa niña. Lo saldaré en la conversación mano a mano, que solemos mantener, con el desarrollo de causas y efectos, de dolores y bálsamos. Uno de ellos, la hermosa existencia de Luna Alfieri Budini.

*Periodista - Escritor
Publicado el 15 de marzo de 2017
@alfieriguillermo
https://www.facebook.com/alfieriguillermo

 
www.lambdasi.com.ar
Tel: 0343 154-549-500
(3100) Paraná - Entre Ríos - Argentina
 
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...
Buscar
Ver últimos videos:

La protesta del 8N se sintió con fuerza en Paraná







Ronchi