Crónicas en Claroscuro
  Regístrese
 
Home
Columnistas
Opinión
Por Guillermo Alfieri*
Crónicas en Claroscuro
 
Ver imagen Con el aura de Andrés Budini

 Envíenos su consulta o comentario. |  Enviar esta noticia por email Recomendar esta noticia
Fecha:04/07/2017 11:49:00 
Texto completo de la noticia  
 
Reducir Ampliar

“El tiempo cae. La tierra cae sobre mí. Yo estoy ahí y me siento raro. La tierra ha traspasado el sol. Mi cuerpo desaparece.
Soy un punto invisible.
He muerto”.


Andrés Budini tenía nueve años de edad cuando, en 1995, escribió el estremecedor puñado de palabras, inspiradas por su mundo interior e insinuando al autor precoz, protagonista de una breve y conmovedora existencia. El próximo 10 de julio, a las cinco de la tarde, en el salón de actos del Consejo General de Educación de Entre Ríos, se presentará el libro La Vida es un Canevá, con la obra completa de Andrés Budini y el complemento de textos elaborados por seres queridos, que aportan elementos para armar la semblanza de un creador, que merece lugar en la tierra de poetas.

El 10 de abril de 1986 nació, en Paraná, Andrés Budini. Falleció el 1 de febrero de 2003. Cursó la escuela primaria en la Rivadavia y hasta el tercer año de secundaria en la Arturo Jauretche. Un ataque súbito, sin preaviso, frustró sus proyectos inmediatos de estudiar Letras o Filosofía, jugar básquet en el equipo del Club Ciclista y disfrutar los triunfos de Boca Juniors en el fútbol grande. Como estudiante, no tuvo notas de abanderado. Se comprometía con las materias que le gustaban y vagabundeaba en las demás. Ejercía la amistad con chicas y chicos. Sus relaciones sociales eran acordes con su edad. No le faltaba una cuota de timidez y otra de desobediencia cuando no compartía algún criterio paternal. En una carta íntima declaró el amor a mamá, papá y hermanos: Elisa Sarrot, Héctor Tata Budini, Nicolás, Melisa y Laura.

En la fragua del hogar se forjó el poeta. Allí se escribía, se leía, se escuchaba música, se pulsaba la guitarra, se extraían melodías de teclados y violín, se cantaba y se recitaba a Almafuerte. Con los auriculares pegados a los oídos, Andrés Budini se deleitaba con la voz profunda de José Larralde. De cualquier forma, queda en la zona del misterio el ritmo acelerado con el que se hizo poeta, como sabiendo que su tiempo era finito.

Letras profundas es todo lo que quiero,
que escriban el atardecer de un día hermoso,
que expresen con lágrimas todo un sentimiento,
en un paisaje hermoso y brillante en un horizonte
interminable (…)


Cuenta Elisa Sarrot, que Andrés interrumpía la tarea doméstica para que la mamá leyera sin demora el poema recién producido, canjeando el detergente y el plato a lavar por el papel impreso. Uno de esos trabajos fue publicado en la revista Barriletes, para satisfacción del autor que abandonaba su condición de inédito. Post mortem, la Editorial de Entre Ríos puso el sello, en setiembre de 2003, en Manuscrito del Poeta Enamorado, que reposaba en la computadora de Andrés, preparado para ser libro. No era todo. En hojas de carpeta, en cuadernos que jugaban a las escondidas, cubiertos de palabras de variados colores, se hallaron más versos y algunas narraciones. Suficiente para que prendiera la idea de que confluyan lo publicado, lo hallado y los testimonios inspirados por Andrés Budini, incluidas formas musicales como anexo.

La Vida es un Canevá (230 páginas) lleva la marca de Editorial Fundación La Hendija. El arte de tapa es de Matías Galperín y el diseño de Raúl Sarrot. La calidad de los textos quedó a resguardo de la familia Budini Sarrot. El título rescata una expresión frecuente de Andrés, otorgando al “canevá” el significado de soporte y orientación de una obra artesanal. El 10 de julio de 2017 habrá oportunidad de vincularse con el talento de quien apenas existió, físicamente, 16 años y unos meses. Le bastaron para mirar más allá de la realidad sensible. Poeta sin acné juvenil, Andrés Budini introduce en amores y tristezas, enciende el ánimo y hace pausa en el sosiego, define con lucidez y no oculta el desconcierto. Derrama ternura al homenajear a sus abuelos. Y nos enseña que:
Quien puede escuchar la música del viento,
debería ser poeta… o tal vez lo es sin darse cuenta.
(…) Pero el que tiene miedo debería cederlo en sus palabras,
y no callarse sin saber de qué se trata.


*Periodista - Escritor
Publicado el 04 de julio de 2017
@alfieriguillermo
https://www.facebook.com/alfieriguillermo

 
www.lambdasi.com.ar
 
E-mail
y reciba periódicamente nuestras últimas novedades...
Buscar
Ver últimos videos:

La protesta del 8N se sintió con fuerza en Paraná







Ronchi